Archivo de la etiqueta: patrimonio

finalizando la residencia…

Estándar

Último día de residencia y mañana ocupada con diversas gestiones. Por un lado, cita con Información Urbanística General de la Junta Municipal del distrito de Arganzuela, donde me atendieron muy bien y me facilitaron varios documentos sobre la rehabilitación del Mercado y la modificación de la normativa. Además de enseñarme como rastrear desde la web del Ayuntamiento de Madrid distintos documentos históricos, que pueden ser de ayuda en otro tipo de edificios.

Por otro lado, a las 13:30 visita al interior del Mercado junto con Cristina Moreno y Jimena Robles y los encargados de la constructora Ferrovial, quienes están llevando a cabo las labores de subsanación de patologías de la estructura.

IMG_20171010_135032IMG_20171010_140343.jpg

img_20171010_141348.jpg

No pudimos acceder a todas las alas del Mercado, debido a que están ejecutando labores de excavación en planta baja para comprobar el estado de la cimentación. Una pena la verdad. Sin embargo, lo que pudimos ver sirve para comprobar la relevancia de los espacios interiores de este edificio único y su gran valor arquitectónico.

Tras la visita, ruta desde Legazpi a Malasaña para recorrer sus calles y terminar tomando un matcha latte en Hanso Café, un lugar tranquilo para anotar y dibujar lo visto estos días en Madrid sobre el Mercado de Legazpi. Y de vuelta a Pico del Pañuelo, visita obligada a las Escuelas Pías de San Fernando en Lavapiés, rehabilitado de 2001 a 2004 por los arquitectos Linazasoro&Sánchez.

IMG_20171010_195029.jpgIMG_20171010_195653.jpg

Para concluir, comentar que la residencia en el Pico del Pañuelo ha sido una experiencia inolvidable en la que he podido disfrutar de la arquitectura, la ciudad, la gastronomía y el clima. Todo ello, me ha permitido disfrutar de Madrid desde una perspectiva única, muy diferente a las anteriores visitas realizadas.

Anuncios

day 4.0…

Estándar

El día de ayer fue algo frustrante, de primeras la visita al Mercado de Legazpi estaba prevista para las 12 del mediodía pero finalmente debido a que las obras de rehabilitación ya han comenzado, me llamaron para anular la visita media hora antes. Visita que puede que no se efectúe -espero que no- debido a que tienen que pedir permisos y un largo estecé de peros que mejor ni nombrar.

Debido a este contratiempo, me fui a la Junta Municipal de Arganzuela en la Casa del Reloj para buscar alguna asociación de comerciantes del distrito para investigar que expectativas tiene el pequeño comercio de la zona con la incorporación de 2.000 funcionarios en un edificio en la actualidad en desuso. Parece ser que en el distrito no está registrada ninguna asociación de comerciantes, así que después de varias llamadas a diferentes asociaciones de distritos colindantes, consigo un contacto de la Federación de Comercios (COCEM), aunque no consigo contactar con ellos.

Viendo el éxito de la mañana y después de escribir varios correos, visita a la exposición “co-urbanismo” en l’Alliance Française en el que se presentan 15 iniciativas en Francia y en el extranjero sobre diferentes formas colectivas de fabricar la ciudad. Todas las iniciativas se caracterizan por actuar sobre lo ya existente, proponiendo intervenciones para incrementar el potencial de cada lugar teniendo en cuenta la escala y las iniciativas de la población. Por poner un pero, creo que un “pasillo” no es el lugar más adecuado para atraer a la gente a ver una exposición, y menos cuando los paneles expuestos tienen gran cantidad de texto.

img_20171005_164133.jpg

img_20171005_163609.jpg

Para finalizar el día visualización de la jornada de debate organizada por EVA el 25 de mayo de 2016 sobre el proyecto de remodelación del Mercado de Legazpi. Muy recomendable para comprender la situación antagónica entre el Ayuntamiento de Madrid y EVA y diferentes técnicos expertos en patrimonio.

Jornada Mercado de Legazpi : Sueños, Patrimonio y Futuro

 

visita al Mercado de frutas y verduras de Legazpi (cap 2): aflorando patrimonio

Estándar

Continuamos en este segundo capitulo con la serie sobre la visita al Mercado de Legazpi que realizamos a finales de enero acompañando a nuestra residente Nerea Aranburu (memoria de su estudio).

En el primer capitulo recogímos una perspectiva de la visita basada en la arquitectura, los elementos constructivos, y en especial la cualidad de vacío que transmite el edificio, una vez demolidos elementos interiores y dejando solo su envolvente.

img_3924

En este capitulo vamos a enfocarnos a algunos aspectos de interés patrimonial, no queriendo ser exhaustivos sino solo recogiendo algunas novedades que no habíamos podido contemplar hasta ahora y que han quedado al descubierto.

Este casco de obra, al pie de la columna, nos sirve de rastro de los trabajos de demolición de los tabicados interiores y del resto de intervenciones que nos permiten  cuestionarnos el sentido y el valor de la puesta en uso del edificio, teniendo en cuenta a la vez su conservación patrimonial.

La primera imagen que nos llamó la atención es una de los desagües, aún en ladrillo. El Mercado necesitó una red de alcantarillado pues el agua se utilizaba a diario en gran cantidad para la limpieza de los suelos una vez que las frutas y verduras se limpiaban y preparaban, tras la descarga, para la venta. Después de usar el cuchillo, el suelo quedaba lleno de restos. Para limpiarlos se usaban mangueras y cepillos con abundante agua.

Por otra parte, los urinarios y aseos se ubicaban solo en la planta baja y eran básicamente de uso para los trabajadores del propio Mercado (sociedad privada), sólo una parte del personal que circulaba por allí pues el resto eran transportistas, vigilantes, estibadores, compradores, etc. Muchas necesidades evacuatorias se satisfaccian en bares de los alrededores y, claro está, en la calle.

img_3908

imagen de una alcantarilla interior, al descubierto

Como este tipo de infraestructura, en mampostería, se realiza ya muy poco surge la pregunta sobre la conservación de este detalle arquitectónico como valor patrimonial. Desconocemos si en el Plan de uso, pergeñado en terminos generales en la actualidad, se contempla una parte dedicada a “Centro de Interpretación” del antiguo Mercado. Nosotros lo imaginamos como un espacio bien abastecido de imágenes e información adecuadamente presentada para que los visitantes y ciudadania puedan conocer cómo fue aquella edificación en sus tiempos de Mercado. Como es lógico desde este punto de vista, conservar algunos elementos y hacerlos “visibles” al público es una labor museística que no se puede desestimar.

Sabíamos, claro está, que había un alcantarillado para este edificio pero encontrarnos a la vista una imagen del mismo supuso para nosotros, como investigadores, un regalo. La dicha de ese descubrimiento, como otros, cobra sentido cuando se puede compartir, así que nos gustaría que quienes tengan capacidad para tomar decisiones al respecto consideren la posibilidad de regalar también esta vista a cualquier visitante del futuro, incluso cuando el Mercado esté rehabilitado y puesto en uso. ¿Se podría conservar, a la vista del público?

Pero aún nos quedaba otra sorpresa aún más impactante. Se habían descubierto las vías de tren que entraban al propio edificio para la circulación de las mercancías. Como ya indicó Nerea Aranburu en su memoria (antes citada), el uso del tren fue cambiando con la entrada en auge del transporte motorizado, que abarataba costes y gestion de mercancías, no sólo en su transporte sino también en los trabajos de carga y descarga. El tren quedo en desuso y en algún momento que desconocemos se cubrió, y así ha quedado durante muchos años. Ahora esas vías vuelven a ver la luz.

img_3912

Vías del tren al descubierto, en el interior del Mercado de frutas y verduras de Legazpi.

 La vias que encontramos eran el ramal que entraba por el costado izquierdo (según se entra por la puerta principal). y lo recorría prácticamente en su totalidad. Había otro en el lado derecho y otro en el lado del fondo (no descubiertos en nuestra visita). Los tres conectaban con mas vias que circulaban alrededor del mercado, especialmente por el lado paralelo al río. Impresionaba, en ese vacío, ver la longitud de las vías que se perdían en la lejanía del edificio.

img_3914

Vías del tren al descubierto, en el interior del Mercado de frutas y verduras de Legazpi. Perspectiva lateral

Más o menos las vías descubiertas llegaban hasta la mitad del edificio. Obviamente para un ojo fotográfico la situación nos pedia una toma de toda su longitud dese el punto donde terminaba la parte descubierta.

img_3917

Vías del tren al descubierto, en el interior del Mercado de frutas y verduras de Legazpi. Perspectiva longitudinal.

Nosotros estamos especialmente interesados en el constructo de “valor patrimonial como bien común”. Por eso mismo nos interesa también su potencial educativo para que la ciudadania comprenda la trayectoria histórica de su entorno. Así que después de recuperarnos de la sorpresa empezamos inmediatamente a imaginar el espacio de las vías dedicado a una zona de interpretación, con paneles y apoyo audiovisual, que explicasen la historia del Mercado, así como la función del tren para la llegada de las frutas y verduras. Y quizá transmitiendo también una visión global de la red ferroviaria que atravesaba en varias direcciones esta parte del sur de Madrid.

Imaginábamos todo eso sobre unas plataformas  de cristal resistente, apoyado en pilares, dejando a la vista las propias vías, un recurso relativamente común en la rehabilitación de edificios de valor histórico, excavaciones arqueológicas, etc.

Dejamos aqui la formulación de este deseo por si alguien con capacidad decisoria considera realizarlo.

Seguiremos con más capas de nuestra visita en los capitulos 3 y 4 que publicaremos muy pronto.

Juanjo Díaz

 

Memoria de residencia de Nerea Aranburu sobre el Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi.

Estándar

Como hemos venido publicando, la arquitecta guipuzcoana Nerea Aranburu ha realizado a finales del pasado enero una residencia en Pico del Pañuelo dedicada al Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi. El tema propuesto ha sido: “Análisis y evolución del mercado de Legazpi desde su construcción hasta hoy en día, en relación a los espacios de mercado de Madrid”.

Aquí puede leerse su diario de residencia y otras publicaciones relacionadas.

Y aqui puede leerse su memoria final

Esperamos que sea de interés.

Juanjo Díaz (comisario de residencias en Pico del Pañuelo)

 

Este Mercado es una Plaza

Estándar

“Los trabajadores, familiares y vecinos se referían a “la plaza de Legazpi” cuando hablaban del sitio en que trabajaban, a los comercios a los que acudían para recados y compras, al espacio en que encontraban soluciones a las necesidades mas diversas del momento socio-económico.

La plaza como referente en el imaginario colectivo abarcaba y se extendía desde el paseo de la Chopera, la calle de Jaime el Conquistador, la plaza de Rutilio Gacís, la plaza de la Beata Maria Ana de Jesús, la calle Embajadores, el paseo del Molino, el puente de la Princesa y el río Manzanares. Más allá hasta la estación de Atocha y el puente de Vallecas se abría una gran superficie de vías ferroviarias, huertas y chabolas que se conocía como la China”.

Leer aquí artículo completo de Maribel Gomez.

 

 

memoria de residencia de Daniel Carballo sobre el fronton Beti Jai

Estándar

Recopilamos la produccion de residencia de Daniel Carballo sobre el frontón Beti Jai.

El Articulo final  Puede leerse aqui

Para leer el Diario de Residencia, publicado previamente durante su estancia en Pico del Pañuelo,  aquí

El video “Beti Jai es una plaza”, de D. Carballo (2016), al que se hace referencia en el articulo/memoria de residencia y que se realizó durante la misma, casi como un video-diario puede verse  aquí

Felicitamos A Daniel por su esplendido trabajo.

 

La actividad en el Mercado de frutas y verduras como patrimonio cultural inmaterial

Estándar

Queremos compartir unas imágenes sobre el Mercado de frutas y verduras de Legazpi que forman parte del estudio sobre la memoria colectiva que realizamos en el proyecto Cultura de la Vecindad.

Las fotos son del patio (o plaza) interior del mercado en 1955, rebosantes de actividad, llenas de gente, trabajando y atendiendo sus comercios.

Esa bulliciosa actividad la entendemos como patrimonio inmaterial y opinamos que ha de conservarse con el mismo reconocimiento que el patrimonio construido. Esta idea subyace a nuestra investigación y por tanto voy a explicarla un poco.

006593_014

Antes, quiero hacer algunas alusiones etimológicas.  El término “Patrimonio” esta ligado a una tradición patriarcal y desde esa perspectiva se refiere a los bienes administrados y transmitidos por el “pater familias”, como se decía en el derecho romano.

Y asi, el “patrimonio”suele estar ligado a la utilidad económica y a la valoración pecuniaria. Con el tiempo este concepto ha evolucionado y la figura del pater familias, del dueño y controlador de la “casa”, ha ido tomando otras formas correspondientes a un significado de patrimonio que se ha extendido a comunidades, y a diversas instituciones, entre ellas las dedicadas a la administración de los bienes públicos.

Por otra parte, el concepto de “patrimonio” representa “lo propio de una persona” y se refiere tanto a la personalidad juridica como a la psicologica. De ahí derivamos que con la muerte, la personalidad pasa a los herederos, se transmite, la “casa” se perpetua en ellos si los hay, y así los bienes pasan a sus sucesores.

Sabemos que las herencias incluyen valores de distintas dimensiones como la económica, la sentimental y la identitaria.

La “casa” se actualiza en los descendientes o a quienes se lega, que no solo heredan el nombre (identidad) sino tambien los bienes. Y desde esa transmisión identitaria, el pasado se actualiza en un presente. Esto incluye emblemas, tradiciones, conocimientos y técnicas, costumbres,etc es decir se transmite la cultura del grupo o comunidad.

Esta idea subyace al concepto de “patrimonio histórico” que es una forma de entender el “patrimonio cultural”. Cultura en este caso podemos llevarlo de la dimension familiar, tribal o comunitaria a las naciones y en su desarrollo posterior a los Estados.

Recojo aquí la noción de “Cultura” como todo lo que pasa de generación en generación que sirve para dar un sentido histórico al presente y a sostener las identidades colectivas, y para ello se convierte en objeto de estudio y de experimentación de afectos y creaciones futuras.

Como parte del patrimonio histórico está el arquitectónico, esos bienes culturales ligados a construcciones y configuraciones urbanas que forman parte de un legado generacional. Pero ese valor cultural, es atribuido institucionalmente por los modernos “pater familias” institucionales que se ocupan de las calificaciones del tipo de “figura de protección patrimonial” o “bien de interes cultural”.

El materialismo marca la logica patrimonial y estos bienes arquitectónicos lo son porque estan asignados al suelo y a lo construido. tambien a la logica mercantil en la que lo que tiene valor ha de tener precio. Por supuesto, la logica capitalista se ocupa de incrementar el valor patrimonial para convertirlo en mercancia con plusvalia.

La nocion de valor cultural se desplegó en el sigo XX superando la restriccion a monumentos y obras artísticas e incluyendo construcciones singulares, unidades de construcciones en su paisaje, y a lugares que reunen valores naturales, arqueológicos, antropológicos y etnográficos.

006593_019

La actualidad de muchas mentalidades que rigen la gobernanza de nuestras instituciones no ha progresado de los criterios patrimoniales del XIX (a veces algunas llegan al XX). Sin embargo, otras mentes mas sensibles han llegado a nivel internacional a manifestaciones sobre el valor de lo inmaterial y lo intangible.

La UNESCO llego en los 70 del siglo pasado a la Convención para la cooperación internacional en la protección de la herencia cultural y natural de la humanidad, lo que se ha conocido como Patrimonio de la Humanidad.

En los 90 del siglo pasado se difunde la Recomendación sobre la Salvaguardia de la Cultura Tradicional y Popular (1989). Al comienzo del XXI se empieza a dar valor no productivo, sino inmaterial, a la Naturaleza; aparecen el Convenio Europeo del Paisaje (2000) o las Convenciones sobre el Patrimonio Cultural Subacuático (2001). Después continuara expandiéndose la atribución social de valor a los entornos naturales, los ecosistemas, las especies, etc.

A nivel internacional, la Convención para la salvaguarda del Patrimonio Inmaterial es del 2003. Se refiere según la UNESCO a “el conjunto de creaciones basadas en la tradición de una comunidad cultural expresada por un grupo o por individuos y que reconocidamente responden a las expectativas de una comunidad en la medida en que reflejan su identidad cultural y social.”. Esto incluye lenguas, obras de literatura, música y danza, juegos y deportes, tradiciones culinarias, los rituales y mitologías, los conocimientos y usos relacionados con el universo, los conocimientos técnicos relacionados con la artesanía, los espacios culturales  y otras muchas manifestaciones de la exitencia humana.

El Patrimonio inmaterial pone en valor la tradicion oral sin confundir la historia oral que solo recoge la información oral y la subjetividad del transmisor (lo que en el postmodernismo se conoce como microhistorias) de la vertiente patrimonial que incluye el proposito de los procesos que permiten que las tradiciones y el conocimiento compartido puedan pasar de unos a otros.

006593_022

En Pico del Pañuelo nos ocupamos de las microhistorias (no solo discursivas sino tambien fotográficas, musicales y objetales) como punto de partida en la recuperación de la Cultura de la Vecindad, pero tambien de los procesos que permiten transmitir la memoria colectiva, esto es el patrimonio inmaterial del vecindario.

Ahora bien, la conservación del Patrimonio inmaterial no es algo estatico, inerte que hay que conservar como una piedra caliza o una estructura de soporte arquitectónico. Es una garantia de permanente creatividad basada en el flujo creativo de las comunidades, de las culturas, de las gentes. Es el motor de lo que se denomina “patrimonio viviente” con todo su potencial actualizante.

La convencion el 2003 sobre Patrimonio inmaterial lo define como “las prácticas, representaciones, expresiones, conocimientos y habilidades así como los instrumentos, los objetos y artefactos, los espacios culturales asociados con los mismo que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconocen como parte de su legado cultural”.

Y volviendo a las fotos sobre el Mercado de frutas y verduras de Legazpi, queremos ver el patio o plaza interior, la actividad que en ella se desarrollaba, como un ejemplo de esos “espacios culturales” que son parte del legado cultural de los vecinos de Arganzuela.

El mercado fue uno de los “organizadores” de la vida social de Arganzuela, especialmente de los barrios de Legazpi y Chopera. El mercado fue un “atractor de orden” para la vida de los vecinos y por ese motivo influyo en la cultura popular de proximidad. Muchos de los vecinos fueron trabajadores en este lugar, como asentadores (quizá los menos) o como empleados en los puestos, y participes de una relación con transportistas, minoristas de otras tiendas y mercados, gente que trabajaba como estibadores,  diversos servicios de mantenimiento del mercado y simples buscas o recolectores de restos. Eso sin contar la influencia en el entorno como alimentación, lavado de ropa, talleres, etc. Y añado que esa vida social, laboral y por ende economica, de supervivencia en muchos casos, que nos requiere ahora un esfuerzo de imaginación, se amplificaba en tiempos de la posguerra.

El Mercado de frutas y verduras tiene una zona de su edificación considerada como Patrimonio y su uso esta condicionado por las reglamentaciones correspondientes a esta figura de protección. Pero más allá de la logica materialista y mercantil, lo  relativo al patrimonio inmaterial es totalmente ignorado.

006593_025

Queremos con este breve articulo llamar la atención sobre el patrimonio cultural inmaterial del Mercado de frutas y verduras, desvincularlo del valor patrimonial arquitectónico basado en otras logicas y sistemas de valores. Queremos poner en valor la dimension sociologica, antropologica, etnografica y psicosocial de la vida del mercado. Y eso no se puede confundir con una historia o un recopilatorio de informaciones muertas. Conservar el patrimonio inmaterial requiere conservar el espacio que fue contenedor de toda esa vida en su interior.

El Mercado de abastos perdio su funcion con la creaciond e MercaMadrid y durante años se convirtio en un lugar para diversos usos municipales hasta que entro en casi total desuso hace unos diez años; lamentablemente tambien en un casi total abandono con el consecuente deterioro.El Mercado, gracias en parte a la defensa vecinal supero la especulación inmobiliaria, la privatización y la enajenación patrimonial. Consiguió también salvar el mercado de los intereses pecuniarios  que querían la vuelta a la actividad como mercado bajo formas modernas (galerias, gastrotecas o similares, tan al uso en otros mercados de Madrid), una especie de perversion del valor patrimonial cultural. Actualmente su remodelación esta en debate así como las diversas perspectivas sobre sus planes de uso. Casi inevitablemente pasara por intervenciones rehabilitadoras y constructivas de diversa indole.

A este respecto compartimos el criterio extendido de que la mejor rehabilitación es la que respeta la factura original, tenemos en este sentido talante conservacionista. Quisiéramos contribuir con esta sencilla aportación a conservar tal como está, ese esplendido espacio central, ese espacio interior, o plaza, cargada de valor inmaterial.

Pero nuestro argumento no es arquitectónico, es social, antropologico, etnográfico y cultural.

Imaginamos que ese patrimonio inmaterial sea fuente de nuevas creaciones, en un espacio de bullicio y de actividad, en una plaza publica, un lugar de encuentro y de intercambio, sí, de mercancias inmateriales. Imaginamos una plaza de trasiego de valores culturales, de cultura popular en su mas amplia dimension. Es parte del patrimonio inmaterial de Arganzuela y, claro está, de Usera.

Las fotografias junto con otras más forman parte de una serie publicada en “1955. actividad en el patio (plaza) interior del Mercado de frutas y verduras de Legazpi“, del blog Memoria fotografica de la colonia Pico del Pañuelo, donde iremos publicando mas imágenes del Mercado.

Juanjo Díaz

convocatoria de beca de residencia Beti-Jai para el estudio del frontón y su rehabilitacion

Estándar

Convocamos una nueva residencia breve, con una beca de estancia, para el estudio del proceso de conservación patrimonial y de rehabilitación del frontón Beti Jai de Madrid, una joya arquitectonica inaugurada como fronton en 1984. Actualemtne reune figuras de  Monumento del patrimonio histórico de España, Bien de Interés Cultural, y parte del Conjunto Histórico de la Villa de Madrid.

La convocatoria se dirige a miembros del Colegio Oficial de Arquitectos Vasco Navarro, delegación de Gipuzkoa, que patrocina en parte la beca.

salvemos beti jai

El enfoque de la residencia es la dinamica de participacion ciudadana, y de colectivos profesionales, en el proceso de conservacion como bien patrimonial común y su rehabilitaicon,

Contaremos con el apoyo de plataformas que han sido relevantes en este proceso como “Salvemos el frontón Beti Jai” y “Madrid, ciudad y patrimonio”.

Logo cuadrado recortado                                                colorpaper_green_logo

La beca de estancia se debe a Pico del Pañuelo y al Colegioo Oficial de Arquitectos Vasco Navarro, de Gipuzkoa. La intermediacion la ha realizado la asociacion Campo Creativo Cero.

logotipo coavnss                      logo- cc0

Las bases pueden consultarse aquí

El plazo de presentacion de solicitudes es hasta el 20 de diciembre del 2015.